• María Fernández García
  • No hay comentarios

Un homenaje a las enfermeras en Logroño

Además de producir excelentes vinos, La Rioja sabe reconocer el esfuerzo de los profesionales enfermeros. En 2016 se inauguró en Logroño el Monumento a las enfermeras riojanas, una de las mayores obras escultóricas de la ciudad, dedicado “a las enfermeras que nos ayudan a nacer, a vivir e incluso a morir”.

El monumento, realizado en bronce por el artista Alejandro Narvaiza, tiene 3 metros de altura y pesa 2.500 kilos. La idea del escultor era “plasmar la esencia de una profesión por la que siento una gran admiración debido a su vocación de servicio y sacrificio”.

En un recorrido de 360 grados a través del nacimiento, la infancia y la edad adulta, hasta llegar a la vejez, la formidable escultura representa a una enfermera acompañada de una niña que lleva un brazo en cabestrillo y a un practicante que empuja y reconforta a un anciano sentado en silla de ruedas.

Pilar Díaz, presidenta de CTO.

Este sitio utiliza cookies y utilizamos sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación. We are committed to protecting your privacy and ensuring your data is handled in compliance with the General Data Protection Regulation (GDPR).