• eleditor
  • No hay comentarios

Coronavirus: todo lo que debes saber

Ruedas de prensa diarias, noticias constantes, profesionales sanitarios con jornadas maratonianas… y todo con un mismo protagonista: el coronavirus. Pero, ¿a qué nos enfrentamos?

Este nuevo tipo de virus de la familia Coronaviridae recibió inicialmente el nombre de 2019-nCoV. A medida que hemos conocido mejor la secuencia genética del virus la terminología ha cambiado, hasta la denominación actual, SARS-CoV-2. La enfermedad que produce se conoce como COVID-19 y en la mayor parte de los casos cursa con sintomatología leve y similar a otras infecciones respiratorias agudas (tos, fiebre, disnea, malestar general, etc.). En pocas ocasiones se complicará en forma de neumonía, pudiendo causar el ingreso del paciente en la UCI o incluso su fallecimiento.

 

¿Es parecido a una gripe?

Dos enfermedades nunca son iguales, como tampoco lo son dos enfermos con la misma patología. La evidencia disponible en la actualidad sitúa la letalidad del virus SARS-CoV-2 en un 2,3%, superior a la descrita para los virus gripales (menor del 1% en población general). No obstante, debemos entender que esta comparación es muy provisional, ya que tenemos, por un lado, una enfermedad con altísima incidencia, potentes sistemas de vigilancia y vacunación efectiva y, por otro, una enfermedad emergente cuyo estudio está comenzando. Lo que sí podemos asegurar es que sale muy beneficiada en la comparación con otros miembros de su familia, como el SARS que causó la epidemia de 2003 (letalidad: 10%) y el MERS detectado en Arabia Saudí en 2012 (35%). También es mucho más benévolo que el virus del Ébola, en el que logran sobrevivir únicamente la mitad de las personas infectadas.

 

Entonces, ¿no tengo que preocuparme?

Por suerte para nuestro bienestar emocional, no vivimos encerrados en una burbuja sin contacto con el exterior. Si así fuera, podríamos relajarnos completamente, porque el virus en personas jóvenes y sanas cursa con cuadros muy leves, incluso asintomáticos. Pero vivir en sociedad hace que convivamos con personas mayores con comorbilidades. Los CDC en China, estudiando diversas variables en todos los individuos diagnosticados de COVID-19 en ese país, mostraron que 208 de las 1408 personas mayores de 80 años con infección por SARS-CoV-2 (14,8%), fallecieron, destacando la alta mortalidad en personas con cardiopatías previas. Este punto es especialmente relevante en profesionales sanitarios. Debemos entender, igual que ocurre con la vacuna de la gripe, que no se trata únicamente de nuestra protección, sino de garantizar la seguridad de las personas vulnerables que atendemos diariamente.

 

Ya sé dónde está el problema. ¿Cómo me protejo?

Algunas de las medidas de prevención frente a este nuevo coronavirus deberían extenderse siempre y mantenerse cuando cese la epidemia. La higiene de manos frecuente con agua y jabón o con soluciones hidroalcohólicas y toser o estornudar en el codo, son las principales estrategias individuales a adoptar. Durante estos meses, y mientras las autoridades sanitarias no indiquen lo contrario, debemos evitar viajes que no sean estrictamente necesarios a zonas de riesgo (China, Japón, Corea del Sur, Hong Kong, Singapur, Irán y 4 regiones del norte de Italia: Piamonte, Lombardía, Véneto y Emilia-Romaña). Dos apreciaciones si piensas comprar mascarillas en las farmacias y salir con ellas a la calle:

1) Es absolutamente inútil, salvo que lo quieras utilizar como disfraz (y quizás no sea el momento).

2) Los recursos no son infinitos y demuestras poca solidaridad con las personas que, por causa alérgica o por encontrarse en una situación de inmunosupresión, realmente lo necesitan.

Finalmente, protégete también de las noticias falsas y de los tertulianos todólogos. Tanto el Ministerio de Sanidad, como las diferentes Comunidades Autónomas garantizan información de calidad y actualizada. Si eres usuario de Twitter, te recomiendo seguir a @SaludPublicaEs.

 

Y para terminar, ¿cuándo debo sospechar que estoy ante un caso de coronavirus?

El procedimiento de actuación frente a casos de infección por SARS-CoV-2 indica que debemos investigar y pensar en el nuevo coronavirus en 2 situaciones:

  1. Persona con clínica compatible con infección respiratoria aguda y que en los 14 días previos ha viajado a alguna de las zonas de riesgo que hemos comentado o que en ese periodo ha estado en contacto estrecho con algún caso probable o confirmado.
  2. Cualquier persona hospitalizada por una infección respiratoria aguda grave en la que ya hayamos descartado las etiologías más frecuentes que puedan justificar el cuadro.

En estos casos se deberá llamar al 112, donde profesionales sanitarios y epidemiólogos de guardia indicarán los pasos a seguir.

No quiero despedirme sin recordar una acertadísima frase de Marie Curie, Premio Nobel de Física en 1903: “Nada en la vida debe ser temido, solamente comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para temer menos”.

 

Víctor Quirós (@VíctorQuirosG)

Medicina Preventiva y Salud Pública

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.
Abrir chat
Powered by