• eleditor
  • No hay comentarios

¿Por qué elegí Endocrinología?

En unas cuantas líneas me gustaría presentaros la especialidad de Endocrinología y Nutrición. Se trata, como sabéis, de una especialidad muy cercana a la Medicina Interna, pero con peculiaridades propias.

Para empezar, diría que es una especialidad muy amplia, aunque podemos empezar a abordarla centrándonos en sus tres pilares principales:

  1. Endocrinología. Se estudian los distintos ejes hormonales y sus patologías (hipófisis, tiroides, suprarrenal, metabolismo del calcio, etc…). Se trata de una patología muy prevalente y de manejo resolutivo en consultas.
  2. Diabetología. El diabético es un paciente crónico que requiere un seguimiento especializado y un abordaje integral de su patología sistémica, con continuos avances respeto al tratamiento farmacológico y la, cada vez mayor, presencia de nuevas tecnologías (sistemas de monitorización continua de glucosa, bombas de insulina). Estas nos ayudan en el manejo de la enfermedad y que facilitan la integración de la telemedicina en nuestra especialidad.
  3. Nutrición clínica y hospitalaria. Se trata de la valoración y soporte nutricional de las distintas patologías del paciente ingresado y ambulatorio. Nosotros somos los encargados de prescribir las nutriciones enterales y parenterales. La obesidad y su manejo tienen cabida en este apartado, pero habitualmente enfocada a un abordaje farmacológico o quirúrgico de la misma; como yo digo siempre: el endocrino no está para poner dietas, eso lo hace el nutricionista”.

Cada uno de estos pilares es tan amplio a su vez, que muchos endocrinólogos se subespecializan y ejercen sólo en un campo. Esto suele suceder más en hospitales grandes, donde algunos compañeros se centran en el campo de la nutrición o diabetología, exclusivamente. En los hospitales más pequeños, como es mi caso, hacemos un poco de todo.

Como comentaba anteriormente, es una especialidad muy cercana a la Medicina Interna, eso quiere decir que es básicamente clínica con escasa técnica propia, aunque en los últimos años se ha ido introduciendo la realización de la ecografía tiroidea, PAAF y tecnologías aplicadas a la diabetes.  El hecho de que no requiera muchos medios tiene su ventaja en la medicina privada, ya que para ejercerla sólo necesitamos un laboratorio de referencia que nos haga los análisis.

Otra ventaja, sobre todo en estos tiempos que corren, es que es una especialidad donde se puede realizar mucha telemedicina. No solamente en las consultas de diabetes tipo 1, donde los pacientes descargan en plataformas sus sistemas de monitorización continua de glucosa y pueden ser valorados por el especialista de forma telemática, sino también la patología endocrinológica “clásica” puede seguirse de esta manera, valorando análisis y pruebas realizadas por los pacientes, y ajustando el tratamiento de esta forma.

Respecto a la formación, en los primeros años el residente de endocrinología tendrá que rotar por distintas especialidades médicas para tener una visión global del paciente y para poder realizar las guardias de urgencias y planta de Medicina Interna, que tendrá que hacer durante toda la residencia. En años sucesivos pasará por las distintas rotaciones dentro de la especialidad que le permitirán ejercer la endocrinología en sus distintas facetas al acabar la residencia: planta de hospitalización de endocrinología, nutrición, consultas externas, endocrinología pediátrica, pruebas funcionales y consultas monográficas: diabetes tipo 1, ecografía tiroidea-PAAF, patología hipofisaria, diabetes gestacional, cáncer de tiroides, etc… Tened en cuenta que, al ser una especialidad con patología muy prevalente en la población, vais a ver muchos pacientes e, independientemente de que hagáis la residencia en un hospital grande o uno pequeño, saldréis bien formados, sobre todo si estudiáis mucho, dado que: el mejor endocrino es el que más estudia.  

La endocrinología se presta mucho a hacer estudios clínicos y proyectos de investigación, por lo que, si os gusta esta faceta de la Medicina, estaréis en la especialidad adecuada.

Se trata por tanto de una especialidad muy extensa, bonita, compleja, fundamentalmente clínica, que te va a permitir una cercanía con el paciente. El hecho de que sea una especialidad con muchos “clientes” hace que actualmente no tenga desempleo, con ofertas de trabajo tanto en la sanidad pública como en la privada.

 

Elena Martínez Bermejo

Coordinadora de endocrinología y Nutrición.

FEA Endocrinología. Hospital Infanta Cristina. Madrid

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.
Abrir chat
Powered by