• Salva Martín
  • No hay comentarios

La admirable historia de Etty Hillesun

Ya te he hablado más de una vez de Anna Frank, pero seguro que nunca habías oído hablar de una compatriota suya llamada Etty Hillesum, que fue enfermera voluntaria en el campo de concentración holandés de Westerbork durante la Segunda Guerra Mundial. Nacida en 1914, Ester “Etty” Hillesum también ofreció profundas reflexiones en sus cartas sobre la terrible situación en la que vivía buena parte de Europa bajo el dominio nazi. A sus 27 años, esta joven culta de Ámsterdam no solo realiza tareas enfermeras en el campo de concentración, sino que además se ocupa de llevar la correspondencia de los prisioneros a sus familiares y traer medicinas para estos. Según la propia Etty: “Estoy enormemente agradecida por esta vida. Me siento crecer. Cada día me doy cuenta de mis faltas y de mis mezquindades, pero conozco asimismo mis posibilidades”. Unas sabias palabras que te motivarán a perseguir tus sueños.

 

Pilar Díaz, presidenta de CTO.

Este sitio utiliza cookies y utilizamos sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.
Abrir chat