• María Fernández García
  • No hay comentarios

Elizabeth Taylor y la superación

El papel de un médico no solo se limita a curar a las personas. A nivel más abstracto, también ayuda a que quienes se dedican a las artes puedan seguir haciendo las delicias de sus seguidores. Este es el caso de Elizabeth Taylor, la legendaria actriz de los ojos violeta, quien sobrevivió a numerosas enfermedades que la aquejaron durante toda su carrera.

La bellísima estrella de Hollywood, famosa por su glamuroso estilo de vida y sus múltiples matrimonios, nació con escoliosis, estuvo a punto de morir de neumonía, fue internada en el Betty Ford Center para curarse de su adicción alcohólica, padeció varias infecciones respiratorias, le extirparon un tumor cerebral benigno y la trataron de un cáncer de piel. La Cleopatra más famosa del cine decía: “Me siento muy aventurera. Hay tantas puertas que abrir, y no tengo miedo de mirar en su interior”. Toma buena nota de esto último.

Este sitio utiliza cookies y utilizamos sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación. We are committed to protecting your privacy and ensuring your data is handled in compliance with the General Data Protection Regulation (GDPR).