• eleditor
  • No hay comentarios

OPE Pediatría

La especialidad de pediatría es tan amplia que realmente son muchas especialidades en una. Hay varios puntos a tener en cuenta. En primer lugar, podemos presentarnos a oposiciones diferentes para atención primaria o para atención hospitalaria, aunque los temarios suelen ser bastante similares. En segundo lugar, muchas veces nos formamos como especialistas en algún área concreta de la pediatría (neonatología, cardiología, gastroenterología, endocrinología, etc.), pero dado que estas especialidades no están reconocidas oficialmente, si nuestra idea es trabajar en un hospital para ejercer en nuestra subespecialidad, nos debemos presentar a una oposición de pediatría hospitalaria. El hecho de que en ocasiones nos subespecialicemos puede hacer que dejemos de lado otras partes de la pediatría. Por ejemplo, en el caso de ejercer de neonatólogo, se pierde manejo de urgencias y, en el caso de hacer guardias solo de urgencias, se pierde manejo de neonatología. Por ello, el apoyarse en un material amplio de todas las subespecialidades pediátricas, preparado por especialistas en cada campo, puede ayudar enormemente a que preparemos temas que en nuestro día a día no tratamos.

A la pregunta que podríamos hacernos como profesionales, de por qué deberíamos realizar el esfuerzo de prepararnos para una oferta de empleo público -con la dureza y el esfuerzo que las caracteriza- podríamos respondernos muchas cosas: por la estabilidad laboral (tendré un trabajo fijo para  “toda la vida”), las mejores condiciones laborales inherentes al empleo público: seguridad salarial, facilidades para la conciliación familiar, mejores horarios, mayor número de días de vacaciones, mejoras salariales, facilidades para hacer y recibir docencia, etc. Pero la respuesta es aún más clara: porque queremos ejercer la pediatría de la mejor manera posible. Prepararse y acceder mediante la superación de unas pruebas de evaluación, a un empleo fijo dentro de la administración pública, es una gran manera de que podamos ejercer y desarrollar nuestra especialidad como nosotros queramos hacerlo. Es la manera de intentar conseguir una plaza acorde a nuestros intereses o subespecialización, y poder aportar a nuestros pacientes la continuidad asistencial que se merecen. Además, el trabajar en una plaza fija hace que podamos desarrollar grupos de trabajo específicos, donde el manejo multidisciplinar con otros compañeros, enfermería, auxiliares,  administrativos…, sea beneficioso tanto para nuestros pacientes como para nosotros, al crear un entorno laboral seguro.

Por tanto, obtener una plaza fija dentro del marco de una oferta de empleo público es la mejor manera que tenemos de desarrollarnos, de mejorar nuestra especialidad, tanto en la atención primaria como en la atención hospitalaria y además hacerlo con estabilidad laboral y con mejores condiciones laborales.

Desde la CTO Medicina queremos ayudarte y acompañarte a lograr ese sueño, con nuestro curso de preparación, concebido y enfocado para formarse en todos los campos de la pediatría, con materiales de estudio en formato online y papel, calendario de estudio adaptado, tutor personal y un campus virtual, donde encontrarás videoclases, materiales de repaso, evaluaciones y simulacros, que te permitan adaptar, flexibilizar y rentabilizar el tiempo de estudio lo máximo posible, para asegurar que alcanzarás tu objetivo.

Este sitio utiliza cookies y utilizamos sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.
Abrir chat