• eleditor
  • No hay comentarios

En recuerdo de Carlos Isasa y David Pascual

Dos extraordinarios colaboradores, dos amigos inolvidables.

Ninguna persona es el todo de sí misma. Los amigos son el resto de ella. Suscribo enteramente estas palabras. Nunca me considero tan feliz ni tan completa como ser humano como cuando evoco a mis viejos amigos. Entre ellos, hay dos ausencias que recuerdo con viva emoción, por haber tenido el placer de conocerlos y de trabajar a su lado, pero a la vez con profunda tristeza por su prematura desaparición.

Estoy hablando de dos de los mejores colaboradores que CTO ha tenido en toda su trayectoria, aunque, paralelamente, fueron sobre todo dos grandes amigos que me ayudaron a abrillantar y dar forma al proyecto profesional que nos unió. Disfruté del privilegio de su confianza y amistad durante unos años, que ahora se me antojan muy cortos. Y es que aún me parece estar viendo aquellos entrañables dibujos de trazo a lo Mingote y sus venerables cabellos blancos. ¡Querido Carlos!

También a ti te recuerdo emocionada, mi leal amigo David, esa mente privilegiada que proyectaba su visionario magisterio tras una apariencia sobria y serena. Los silencios y las distancias se entrelazan en el tejido de la amistad verdadera. Y aunque se ha impuesto un inevitable silencio entre nosotros y ahora nos separa una enorme distancia, vuestra influencia sigue y seguirá estando presente en nuestra vida.

Pilar Díaz, presidenta de Grupo CTO.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.
Abrir chat
Powered by