• eleditor
  • No hay comentarios

Primeras impresiones del EIR 2020

Ya ha pasado el EIR 2020, un año más, y para variar, crea mucho revuelo y mucha sensación contradictoria. Nada nuevo, todos los años es así. Siempre digo que el PostEIR es más duro, o al menos, más desagradable, que el PreEIR. Pero vamos por partes.

Se han presentado 11.918 personas, lo que supone 1 plaza para 8 opositores. Es cierto que 102 están destinadas al turno de personas con discapacidad, que esto si queréis os lo explico otro día. El mayor número de plazas es para Enfermería Familiar y Comunitaria, con 521, seguida por Enfermería Obstétrico-Ginecológica, con 401 plazas; Enfermería de Salud Mental se queda con 245 plazas y Enfermería Pediátrica, con 188; Enfermería del Trabajo suma 62 plazas y, por último, Enfermería Geriátrica se queda con 46.

Entremos en el análisis del EIR. En primer lugar, es el primer EIR de la historia con imágenes. Era un tema que asustaba bastante, y al final ha quedado casi en anécdota. Sólo han caído 4 imágenes, una de ellas un electrocardiograma, siendo una pregunta sencilla sobre la FC (esperábamos una arritmia, la verdad), otra sobre un signo clínico (interesante), y dos que no eran muy esperadas ni representativitas de la enfermería. Sin duda, en este EIR las imágenes no han sido protagonistas.

En segundo lugar, es un examen largo, estamos ante 25 páginas más el cuadernillo de imágenes. Esto hace que mucha gente haya ido justa en sus 4 horas para terminarlo, ya que no es nada fácil. Son enunciados largos, difíciles, complejos, con opciones largas también, con poca “paja” en el texto. No es fácil hacer bien este examen en tiempo. Posiblemente, muchos opositores hayan ido muy justos para hacer la segunda vuelta del examen, lo que influye en un menor rendimiento.

Podríamos hablar también de la distribución de preguntas. En este sentido, han caído muchas cosas de técnicas y procedimientos de enfermería (posiblemente, en un intento por hacerlo más “enfermero”, dado el EIR 2019). Es una de las mayores diferencias respecto al último examen.

Tras esto, el resto es bastante más esperado. Mucha comunitaria, muchas de obstetricia/ginecología, de geriatría/paciente terminal, de cardio, de pediatría o de investigación (aunque que menos que el año pasado). Por debajo, sorprende ver como van perdiendo peso los fundamentos de enfermería, o cómo un tema como es enfermería del trabajo, que tiene especialidad propia, tiene tan poco peso.

Para terminar, hablaré de la dificultad del examen. Creo que es un examen dispar, poco homogéneo en cuanto a la dificultad de sus preguntas, pero en global, lo catalogaría como de dificultad elevada. Y esto hablando de contenido teóricos. Si a ello le sumas lo que comenté antes del tiempo, sin duda podemos decir que estamos ante un examen muy difícil.

A día de hoy es una opinión subjetiva, creo que será refrendado por las netas.  En este EIR, que es el primero sobre 175 preguntas, más 10 de reserva, vamos a ver netas bastante bajas. No creo que haya muchas puntuaciones por encima de 100, y digo esto sin tener aún la planilla oficial, por tanto, hay que tomarlo con cautela. Esto supone que las mejores puntuaciones estarán entorno a un 60% del examen, y desde ahí, a empezar la campana de gauss. Los opositores se agruparán entorno a las 70-80 netas, y ahí puede pasar de todo.

Y puede pasar de todo por dos cosas. Una, que las impugnaciones hagan variar estos puestos. A más cerca del centro, más variación habrá, como es lógico. Más personas agrupadas entorno a una puntuación, con lo que una o dos preguntas que varíen en las impugnaciones pueden modificar muchas cosas. Otra, que en ese grupo entorno a la media, el expediente será un subidón para algunos, y una losa para otros. En puntuaciones tan igualadas, ese 10% que da el expediente va a ser fundamental, para bien y para mal. Si es cierto que este año hay 1.463 plazas, lo que hará que con netas bajas se consiga plaza. Pensad que con un puesto 1.700 este año se puede optar a plaza, dada la tendencia de años anterior.

Mucha calma, el PostEIR es largo, duro y desagradable. Hay que relativizar todo, situarlo y tener mucha calma, aunque no es nada fácil. Siempre lo digo, muchas personas que están llorando los primeros días, serán residentes en mayo. Aún queda mucho partido de este EIR, y aún nos quedan sorpresas por vivir, y no todas malas.

Sólo me queda dar la enhorabuena a los que os habéis presentado. Tened claro que el examen ha sido muy difícil, y que un examen no mide vuestro nivel, sólo es un método objetivo de elección de opositores para unas plazas. Pero estoy seguro de que, en todos, vuestro nivel a día de hoy es mucho más alto que cuando empezasteis la preparación. Sois un orgullo para la profesión, tenerlo claro.

 

Os admiro,

Javi Matrón.

Twitter: @JaviEir_CTO

Instagram: @javi_matron

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.
Abrir chat
Powered by