• María Fernández García
  • No hay comentarios

William Wilde y su pasión por la medicina

Esta semana celebramos el nacimiento de Oscar Wilde, el genial escritor irlandés que vino al mundo un 16 de octubre de 1854.

Aunque seguramente estarás más que familiarizado con las obras teatrales del gran dramaturgo, es posible que no sepas que su padre fue un notable médico de la época.

Además de promover el uso de documentación detallada para el diagnóstico, tratamiento y posterior seguimiento del paciente, William Wilde realizó notables aportaciones en las especialidades de oftalmología y otorrinolaringología. En 1841, estableció su propia clínica en el St Mark’s Hospital de Dublín, donde atendía principalmente a pacientes sin recursos. También fue editor del Dublin Journal of Medical Science.

En palabras del Wilde más humorista:

“Hay que simpatizar siempre con la alegría de la vida. Cuanto menos se hable de las llagas de la vida, mejor”.

Un consejo útil para quienes, como tú, han decidido seguir la llamada de la Medicina.

Pilar Díaz, presidenta de CTO.

Este sitio utiliza cookies y utilizamos sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación. We are committed to protecting your privacy and ensuring your data is handled in compliance with the General Data Protection Regulation (GDPR).